Saltar al contenido

¿Cómo reducir el tiempo de tus servicios de manicura?

tiempo

Si te sientes frustrada por no poder ofrecer un servicio de manicura más rápido o solo quieres ser más eficiente en tu trabajo, ya sea porque te presionas a ti misma o porque el propietario del salón donde trabajas te ha fijado un tiempo específico, la velocidad se convierte en una parte muy importante que puede volverse estresante. 

Aunque la velocidad no lo es todo y mucho menos si te genera malestar, si practicas bastante, puedes lograr reducir el tiempo de tu servicio. Entre más rápida seas, más clientes puedes atender y más ingresos puedes obtener.

Pero primero, debes enfocarte en lo que puedes mejorar, y en esas cosas que no te das cuenta que interfieren con tu trabajo, por lo que te dejamos algunos consejos que te ayudarán a ser más rápida y a seguir ofreciendo manicura sin reducir su calidad.

Enseña a tus clientes a ahorrar tu tiempo

Hazle saber a tus clientes que deben lavarse las manos tan pronto entren al salón.  Si lo hacen, mientras tú estás terminando la manicura del cliente que está delante de ellos, entonces estarán listos para sentarse tan pronto como la silla se desocupe.

Conoce rápido a tu cliente (qué servicio desea)

escogiendo esmalte en paleta de colores

Antes de comenzar, siempre pregúntale a tu cliente que diseño, forma de uña o color de esmalte va a querer. Si no se siente seguro, muéstrale un catálogo o imágenes que puedan ayudarle a encontrar el estilo que está buscando. 

Contabiliza tu tiempo

Utiliza un temporizador y establece un tiempo para cada paso de la manicura, cuanto tiempo te toma limar las uñas, aplicar el esmalte, aplicar gel o hacer diseños básicos. Si sabes cuánto tiempo estás gastando en cada parte, puedes identificar que paso en específico debes mejorar y así tomar entrenamiento adicional para aprender a tratar adecuadamente esa área. 

Convierte tu rutina en un proceso

Elabora tu propio sistema personalizado con la secuencia de pasos que debes seguir al hacer una manicura. Una vez te hayas acostumbrado y perfeccionado este sistema, será más fácil para ti moverte de forma automática sin cometer errores y no tendrás que preocuparte por haber olvidado algún paso. Iras notando que el tiempo al hacer la manicura va disminuyendo.

No despegues la mirada

Mantén una conversación con tu cliente sin quitar los ojos de sus manos. Esto te permitirá seguir trabajando en la manicura de tu cliente sin detenerte o distraerte y mientras más enfocada estés, más ágil serás.

El orden es primordial

productos de cosmética ordenados

Trata de mantener tu sitio de trabajo en orden sin herramientas o objetos que se conviertan en obstáculos al momento de continuar con tu servicio. Si no tienes lo que vas a necesitar a mano, más tiempo vas a tardar. Por lo que todos los materiales o herramientas que vas a utilizar deben estar al lado derecho/izquierdo de la mesa. Objetos como limas y corta cutículas deben estar en un organizador especial que no ocupe tanto espacio, al igual que los botes de esmalte o líquidos que vayas a utilizar.  

Si está todo organizado, será más fácil poder saber dónde está cada cosa y ya estarás reduciendo al menos 20 minutos de trabajo. 

¡Aplica el Base Coat correctamente!

Ya sea que apliques esmalte en uñas naturales o artificiales, debes asegurarte de aplicar el base coat como si se tratase de un esmalte. Es decir, aplicarlo con cuidado para que el color se pueda adherir mejor sin salirse de los bordes de las uñas.

Si tratas de aplicarlo rápidamente sin prestar atención, pasarás mucho tiempo limpiando los excesos de esmalte que ahora se encontrarán en los dedos de tu cliente. Así que siempre dedícale tiempo a una aplicación cuidadosa y uniforme de Base Coat para que el esmalte pueda fluir de la forma que esperas.

No escatimar en productos ahorra tiempo

Utiliza esmaltes que pigmenten muy bien y que no te hagan aplicar una tercera capa de color. Asegúrate de aplicar capas muy finas, ya que las capas gruesas pueden arrugarse o no secarse rápidamente. 

Una o dos capas deberían ser suficientes para una cobertura de color uniforme en la uña. Si no es así, agita el bote de esmalte, o sigue las instrucciones del fabricante para la aplicación de su producto.