Saltar al contenido

¿Las uñas necesitan descansar?

¿Te haces la manicura regularmente?

Seguramente te lo has preguntado más de una vez por si debes dejar tus uñas descansar cada cierto tiempo para prevenir daños. 

Aquí te vamos a contar si es necesario que las manos respiren (si es un mito o una realidad):

Las uñas están hechas de queratina no viva que reciben todos sus nutrientes y oxígeno a través de los vasos sanguíneos, por lo que llevar esmaltado no debería ser un problema.

Así que si quieres descansar de estos procedimientos por decisión propia, no habrá mucha diferencia, tus uñas seguirán creciendo sanamente y al mismo ritmo. Por lo que podemos afirmar que se trata de un MITO

Lo que realmente puede perjudicar a tus uñas son ciertos tipos de esmalte de baja calidad que se utilizan en algunos centros de estética.

Sin embargo, aunque las uñas no necesitan descansar o respirar, en algunos casos si deberías considerar tomarte un tiempo entre manicuras por otros motivos:

Uñas quebradizas

Uñas quebradizas

La principal razón de las uñas agrietadas es el uso constante de esmaltes y removedores con sustancias tóxicas que eliminan el aceite que se encuentra en las partes de las uñas, haciéndolas sentir deshidratadas, débiles y expuestas a hongos, bacterias e infecciones. 

Si utilizas uñas de gel o acrílicas, puedes correr el riesgo de causar daño a la placa de la uña al momento de quitarlas.

En este caso, debes dejar descansar las uñas por lo menos de 4 a 6 meses para que vuelvan a recobrar su fuerza. 

Es recomendable que te asegures de que tu manicurista tiene los conocimientos adecuados de este proceso y nunca tratar de quitarlas por ti misma.

Manchas ásperas y blancas en la superficie de la uña

Aunque el esmalte les da una fuerza temporal a las uñas y evita la absorción de agua para evitar la descamación, si se deja por mucho tiempo puede causar manchas blancas o granulación de la queratina. Resultado de remover la capa superficial de la uña en el proceso de quitar el esmalte con limas y pulidores muy fuertes.

Las uñas quedan con manchas blancas, ásperas, y con irregularidades en la superficie, efectos que pueden desaparecer en aproximadamente 2 o 3 semanas con la aplicación de aceites o cremas hidratantes. 

Para evitar que esto suceda, trata de no dejarte el esmalte por más de 15 días, elige un removedor sin acetona y encuentra una manicurista que tenga cuidado de no pulir demasiado las uñas.

Decoloración y uñas amarillentas

La decoloración de las uñas puede ocurrir por los pigmentos de los esmaltes, entre más oscuros son, más posibilidades hay de que la uña quede amarilla, por lo que evitar el esmaltado por dos o tres semanas será suficiente para reducir los daños. 

El uso de un buen Base Coat antes de cada esmaltado puede prevenir que esto suceda.

Descamación

El uso de químicos, puede conseguir que se rompan con facilidad, se vuelvan frágiles y descamadas si no son aplicados correctamente por profesionales.

Si tus uñas están muy frágiles, es mejor esperar por lo menos un mes antes de realizarte otra manicura hasta recuperar tu uña natural. 

Si estás  experimentando algunas de estas condiciones, es una señal de que necesitas un descanso de las manicuras para permitir la reparación y la regeneración de las células de la uña.