Saltar al contenido

Consejos para cuidar las manos en invierno

manos en invierno

El constante cambio de temperatura durante el invierno puede ser una temporada un poco difícil para nuestro cuerpo, especialmente para las manos y las uñas que son las partes que están más expuestas al clima frío y aire seco, potencial enemigo de la humedad de nuestro cuerpo.  

La falta de humedad en el cuerpo es la principal razón por la cual la piel de las manos se vuelve extremadamente seca y las uñas quebradizas o agrietadas. Sin embargo, para que tus manos y uñas no sean víctimas del clima, aquí te dejamos algunos consejos que puedes incluir en tu rutina de belleza que harán que disfrutes más el invierno. 

La loción para manos será tu mejor amiga

Aplica la loción tres veces al día o cada vez que tus manos hayan estado en contacto con el agua por mucho tiempo.

Antes de dormir, aplica una crema o loción más espesa para sellar la humedad y reparar la piel de esa zona para que no se reseque demasiado. 

Es recomendable que inviertas en un producto cuyos activos principales sean niacinamida, vitamina E y glicerina para hidratar, calmar y suavizar la piel que ya está dañada por el frío. Exfolia la piel de tus manos una vez a la semana para remover las células muertas y lograr que tus manos estén más suaves e hidratadas. En caso de que tus manos estén muy agrietadas, es mejor utilizar cremas calmantes. 

Aunque parezca tentador, evitar utilizar agua caliente para lavarte las manos. Esto solo logra causar más sequedad y eliminar los aceites esenciales que se encuentran naturalmente en tu piel.  Utilizar agua templada será la mejor opción y tu piel lo agradecerá. 

Aplica aceite para cutículas al menos dos veces al día

Empléalo tanto por la mañana como por la tarde para mantener esa zona hidratada y evitar que se formen los molestos padrastros o heridas causadas por el clima. 

Lima tus uñas regularmente

limando uña

Durante los meses de invierno, intenta limar tus uñas con regularidad para evitar que se queden atascadas en suéteres o bufandas y provocar roturas dolorosas. 

Una buena opción es un largo mediano o corto con forma cuadrada para hacer tus uñas un poco más resistentes. Trata de limarlas 3 o 4 veces a la semana para que  puedan mantenerse en buena condición hasta primavera.

Utiliza productos cosméticos libres de alcohol y no irritantes

Siempre asegúrate de utilizar productos cosméticos libres de alcohol y fragancias que puedan ser irritantes y causar resequedad. Opta por activos más suaves que te ayuden a restaurar y mantener la humedad en tu piel como ácidos grasos, glicerina o urea. 

¡Siempre usa guantes!

guantes

Utiliza guantes siempre que vayas a salir para que tus manos no estén expuestas a las altas temperaturas y proteger tus uñas de posibles roturas.

También, trata de no olvidar utilizar guantes de goma cuando hagas cualquier tipo de limpieza que requiera que tus manos estén en contacto con productos químicos como desinfectante de manos a base de alcohol y productos de limpieza fuertes.

¡Dile adiós a las uñas acrílicas!

Puede que parezca una buena solución optar por uñas artificiales para que las naturales no se debiliten y rompan  fácilmente, pero como tu piel está más sensible durante el invierno, utilizar este tipo de uñas puede causar fisuras o descamación de la piel alrededor del acrílico.

Come de forma saludable

Incluye en tu dieta, frutas y verduras ricas en vitaminas para que tu piel se mantenga sana y radiante. Además, tener una dieta equilibrada no solo ayudará a tu piel, también logrará que tus uñas estén más fuertes y que tu cuerpo produzca más energía.